martes, 23 de febrero de 2010

No tenía bien en claro si estaba a favor de la muerte de las sangres podridas y los simplones muggles, o si todo aquel asunto le era totalmente indiferente. Sea como fuere, él no tendría que ensuciarse las manos matando o defendiendo, porque su postura era aún más inteligente que la de tomar partido. Sí, él no tomaba partido, estaba más allá del bien o del mal, o mejor dicho entre medio. Draco Malfoy hijo del reconocido mortífago Lucius Malfoy, a diferencia de su padre, lo único que quería era salvarse el culo. Como ya lo había reconocido, aquella era su primordial prioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario